Páginas vistas en total

Hoy os regalo un cuento


Antonio  Jiménez Casero
1997. Derechos donados a UNICEF
Incluido en la obra colectiva “El Bosque de los cuentos
Edición patrocinada por “El Parque del Alamillo"





http://fotosdibujosimagenesvideos.blogspot.com.es










SAPIENTER
www.elblogdeloles. com












       
                                                      

                                                            








EL EXTRAÑO CASO DE CAPERUCITA ROJA

            El caso de Caperucita Roja trajo cola en el bosque. Caperucita y su abuela habían desaparecido, y, al parecer, se acusaba al lobo de haberlas devorado. Al día siguiente, muy de mañana, ya andaba el bosque revolucionado. El sabueso Servilón y un ejército de cazadores armados hasta los dientes seguían la pista del lobo por veredas y claros, con no muy buenas intenciones.

SERVILÓN
Taringa.net 
     Afortunadamente para él, el lobo Inocencio había huido al roquedal más elevado, a una cueva segura, oculta entre tilos bravíos y brezos muy espesos, jamás hollada por hombre alguno. Siguiendo los sabios consejos de su madre, mientras fue lobezno obligado a aprender las reglas de la supervivencia, había caminado un largo trecho por el centro del arroyo que bajaba crecido con las lluvias de otoño.
            De esta manera el fino olfato de Servilón había perdido el rastro y los cazadores se desesperaban, buscando y buscando, para volver siempre al mismo sitio, en un punto del arroyo, a partir del cual ya no había ni rastro de Inocencio.
            “¡Maldito lobo! ¡Que lo lleve el diablo!”, se decían los unos a los otros, cansados de buscar.
            Servilón, que era un perro tristón, aunque eficaz en su oficio, comenzaba a perder la paciencia porque temía mucho a su dueño, cuyos enojos, cuando perdía el rastro de una pieza, más de una vez lo habían castigado sin su cena de huesos mondos y mendrugos.
        Cuando la búsqueda inútil llegó al cuarto día, los animales del bosque, obligados a permanecer en sus madrigueras por temor a los hombres, padeciendo hambre y sed, decidieron que había llegado la hora de celebrar una asamblea para buscar una salida a tan desafortunada situación.

UNA DE LAS HERMANAS CELERINAS
    www.fondosypantallas.com                  
 
           Sobre todo, ahora que  el invierno estaba próximo y había que hacer acopio de alimento y terminar de llenar las respectivas despensas, para cuando el frío viento del norte y las heladas terribles convirtieran el bosque en un lugar desolado.
       Así que la torcaz Alafuerte, la mensajera más veloz con la que jamás contaron los habitantes de aquel lugar, voló a todos los rincones para avisar de que aquella noche habría de celebrarse una junta de vecinos afectados por la desaparición de aquella niña de la capa roja y de su anciana abuela.
            Se escogió para la celebración un espacioso claro del bosque, y se estableció como hora propicia el momento en que la luna llena se dejase ver por encima de la copa de los árboles; bien podéis imaginar que los animales del bosque no tienen reloj, pero tampoco lo precisan, porque ninguno trabaja en una fábrica, o en una oficina, ni va a perder un autobús, o un tren, o un avión, por falta de reloj.
         En parte se escogió aquella hora porque, a la llegada de la noche, los cazadores, cansados de escudriñar inútilmente matorrales, sotos, umbrías y covachuelas, se marchaban a sus casas suspirando por un plato de sopa bien caliente y por un colchón blando donde vencer el cansancio.


ATENEO
animales.org


     En parte se eligió, también, porque era la hora en la que el presidente electo de la Asamblea para aquel semestre, el búho Ateneo, solía estar más despierto. No resultaba muy útil celebrar una  Asamblea con el presidente dormitando sobre una rama de alcornoque. Así no hay quien tome decisiones. 

   Conviene explicar que, en el bosque, hace ya siglos el sistema de gobierno es la Ecologicracia, que viene a ser algo así como que cada ser vivo tiene sus funciones y las cumple sin demasiadas alharacas.

     Cumplir cada uno sus funciones es bueno para todos los demás, aunque eso de la pirámide ecológica es bastante duro. Cualquiera se da cuenta. Y lo saben, sobre todo, los animales a los que toca acabar en la despensa de los depredadores.

            Pero cada uno acepta su papel sin rechistar. Rebelarse contra eso es un esfuerzo inútil. Así que cada uno aprende de sus padres las normas de supervivencia y procura tener una vida lo más feliz posible; y lo más duradera.

            Nunca se ha visto al conejo haciéndose el héroe delante de la zorra; sabe que, si lo hiciera, dejaría de ser conejo saltarín para convertirse en suculenta cena. Por eso, aunque la vida en el bosque es dura, es también una vida interesante y da más satisfacciones que sobresaltos.

            En la Ecologicracia hay normas importantes. Una es que, durante la Asamblea y hasta bastante tiempo después de terminada, los depredadores respetan a sus presas. Es una buena norma. De otro modo difícilmente podrían los animales celebrar sus juntas de vecinos. Vencidas las desconfianzas primeras, nunca pasa nada. Nadie se come a nadie en esas horas de paz impuesta por el sentido común. Todo lo más, alguna mirada golosa de la zorra hacia el rollizo faisán. En las Asambleas se peca de pensamiento, pero nunca de obra. El castigo es muy duro. En caso de que algún animal hambriento no respetara esa norma de convivencia, sería desterrado del bosque; se le condenaría a los campos de cultivo donde gobierna el hombre. El hombre es un enemigo peligroso; defiende a los domésticos con ayuda de los fieros mastines armados con collares de púas; monta en sus límites trampas de acero con dientes tan afilados y tan fuertes como los del oso Pantagruel; mantiene en sus corrales, bien alimentados, a peligrosos podencos y a sabuesos de olfato finísimo, como Servilón.
CEPO
www.ciudadlealtad.blogspot
    
El destierro a los campos sin árboles es un castigo terrible . Uno puede permitirse una aventura nocturna en esos peligrosos lugares, si es valiente y atrevido, pero de eso a vivir allí de forma permanente media un trecho. Ninguno de los animales del bosque se atrevería. Ni siquiera el oso Pantagruel, que tanto presume de su fuerza ante los otros.
    Otra norma importante es que al hombre hay que mantenerlo lejos del bosque; en número pequeño, todavía resultan llevaderos, dañan poco y su peligro resulta previsible; pero una multitud de humanos en el bosque resulta una amenaza demasiado grave; acabarán con el bosque en un santiamén. 
   Especialmente hay que evitar convertirse en su enemigo, porque es un enemigo de cuidado. Tiene memoria duradera para el odio y el miedo. Sin embargo, en caso de penurias y estrecheces, si el hambre aprieta de verdad, está permitido apropiarse de algún doméstico, sobre todo si es  un animal pequeño, de los que el hombre no tiene en mucha estima. En cualquier caso, hay que extremar la precaución, hay que ir siempre con cuidado, porque aunque sea lento, miope, un bípedo con equilibrio inestable, temeroso del agua, inútil en el aire y bastante débil, como un animal a medio hacer o que tuviera los instintos atrofiados, el animal humano es perseverante, astuto, observador, paciente, capaz de inventos que te matan a muchísima distancia y, llegado el caso, es capaz de grandísimas crueldades.

   
cotodecaza.com

   Si Inocencio había atacado a ese enemigo formidable, merecía su castigo: el destierro a las tierras de labor, donde Servilón pudiera encontrar su rastro y los cazadores dieran buena cuenta de él. El bosque podría recuperar su vida apacible y cada uno dedicarse a  su trabajo.
   De otro modo, si era cierto lo que se rumoreaba, y el lobo Inocencio no había devorado a Caperucita y a su abuela, habría que buscar la solución más justa. A fin de cuentas, Inocencio, aunque brusco, no dejaba de ser un compañero en peligro.
    De manera que aquella noche, al aparecer la luna llena sobre las copas de los robles,estaba a punto de comenzar una Asamblea en el bosque que se prometía la mar de interesante.

http://gotadelunahaikussenryusytankas.blogspot.com.es

    Ateneo, como correspondía a un presidente orgulloso y pagado de sí mismo, llegó el último. Para entonces la Asamblea era ya una jaula de grillos, porque todos creían tener alguna primicia que contar y porque cada uno creía estar en posesión de la verdad y pretendía convencer a su vecino. Todos hablaban a la vez. Nadie escuchaba a nadie. Era imposible sacar ninguna conclusión en aquella especie de gallinero de gente gritona y parlanchina. Ya sabéis, para enterdernos, cuando uno habla los demás escuchan. Si no, es que no hay manera.
   Con su frío siseo pidió silencio el búho. La verdad es que era un presidente con mucha autoridad. Giró su cabeza con la elegancia orgullosa de un patricio romano, clavó sus ojos enormes en la concurrencia, y resumió los motivos de la Asamblea. No se extendió mucho porque era de natural poco hablador, como corresponde a una rapaz nocturna solitaria, y porque todo el mundo tenía ya bastante información. Un buen presidente tiene que dar ejemplo: hacer mucho y hablar menos.
   Los animales nocturnos estaban muy de acuerdo. La noche es breve y , una vez pasado el tiempo de cortesía, con un poco de suerte aún podrían llenar el estómago con algún despistado que se quedara rezagado por el bosque.
  Luego Ateneo cedió el turno de palabra a los asistentes. Por las aves habló primero la cigüeña Crotorina, muy a pesar del águila Rómula que, sabiéndose en la cima de la pirámide ecológica, aspiraba a imponer siempre su opinión; pero era maleducada y orgullosa y, a veces, hasta resultaba despreciativa porque era la reina indiscutible de un medio tan difícil como el espacio vacío. Los demás respetaban más a Crotorina, que era cortés y hablaba idiomas. No en vano se pasó la juventud cultivando exquisitas relaciones en París, yendo y viniendo por su negocio del transporte de recién nacidos. Crotorina era un ave prudente y sabía reservar sus opiniones hasta haber escuchado a los demás; sólo hablaba si se lo pedían.


CROTORINA
reddeparquesnacionales.mma.es
   Es una situación complicada –dijo. Sobre todo, para Inocencio. Suponiendo que no hubiera devorado a las humanas, ¿cómo podremos demostrarlo…?
   Suponiendo que no hubiera devorado a las humanas, todo se andaría – dijo entonces el zorro Sapienter, plateado y presumido, que se las daba de sabihondo y que hablaba siempre con una sonrisa enigmática bailándole en su afilado hocico.
 Habló luego el rebeco Ariete. Los rumiantes lo admiraban por su valentía demostrada ante los depredadores. Al lobo Inocencio lo detestaba especialmente, casi tanto como al águila Rómula. El lobo se pasaba los inviernos acechando a su rebaño y alguna vez se vio obligado a plantarle cara enseñándole su formidable cornamenta. Pero el águila, que atacaba desde el aire y se arrojaba velozmente sobre las crías indefensas, era un enemigo más temible del que resultaba casi imposible defenderse.
   No supongamos nada – dijo golpeando enérgicamente el suelo con sus pezuñas, para demostrar su enfado. Conociendo a Inocencio, cualquier cosa es posible ¡Ni a las crías respeta!
    Entre los herbívoros hubo un murmullo de aprobación.

PANTAGRUEL
www.aquilaadalbertis.net

 El oso Pantagruel, que era un animal bastante rudo, no pudo pasar por alto la insinuación malévola ¿Cómo soporta uno la tentación de llevarse a la despensa a una cría, tan tierna, tan indefensa, tan fácil de cazar? ¿Habrá algo más lógico y natural?
   No saquemos las cosas de su quicio –gruñó malhumorado. El asunto de las crías no es lo que debemos debatir. A mí me aguarda una hibernación de muchos meses y tengo trabajo por hacer…
  ¿Cómo robarle sus nueces a una honrada ardilla…? –le interrumpió una de las chillonas hermanas Celerinas, que habían tenido esa misma mañana una discusión bastante seria con el oso por la propiedad de unas nueces caídas del nogal.
     ¡Orden! ¡Orden! – habló Ateneo desde su rama. ¡Y tú, Celerina del diablo, no hemos venido a hablar de nueces esta noche! 
   Los omnívoros somos unos incomprendidos – protestó Pantagruel, mientras levantaba una zarpa amenazadora en dirección a las hermanas Celerinas, que se apresuraron a buscar cobijo.
   ¡Orden en el claro del bosque! – gritó el búho. Os recuerdo que hemos venido a debatir el caso de Caperucita Roja. Es el turno de los roedores.
     Un ratón canoso y viejo,  Pérez de apellido, pero de nombre tan desconocido que nadie, ni él mismo, lo recordaba, avanzó desde los últimos lugares de la asamblea donde la prudencia le recomendaba permanecer,  lejos del búho cuyos ojos le ponían la de carne gallina. Sin embargo, a sus años, sabía sobreponerse a sus temores. Era un ratón valiente de verdad.

PÉREZ
www.elsilenciero.com

  Además, coleccionaba dientes de leche. Tenía un pacto secreto con todos los niños del mundo. Consiste en que los niños le dejan sus dientes de leche bajo la almohada cuando llega la hora de cambiar la dentadura infantil por unos dientes duraderos, para el resto de la vida si se les presta el cuidado necesario, y Pérez, el ratón valeroso, se los lleva para su colección y deja una moneda bajo la almohada en señal de agradecimiento.
   Se le suponía un ratón adinerado. Ahora bien, de dónde sacaba el ratón Pérez las monedas es el secreto mejor guardado del mundo. Nadie lo sabe con certeza, aunque hay rumores de que hizo su fortuna incalculable enrolado como ratón de bodega en un barco pirata, cuyo capitán, el malvado capitán Garfio, se las tuvo tiesas con un duende famoso llamado Peter Pan. Si fue un ratón pirata, nadie lo ha demostrado todavía. De cualquier manera, había que ser muy valeroso para salir de noche a conseguir piezas para su colección, cuando los niños duermen, con el búho vigilando sus movimientos. Pero un pacto es un pacto, y hay que respetarlo.
  Era también un buen orador. Llevaba ya muchas Asambleas a las espaldas.
  Algo trama el hombre –comenzó diciendo. Hizo una pausa muy estudiada y logró su objetivo. Por fin la Asamblea guardó un silencio sepulcral.
   Hemos tenido muchas crisis, muchas amenazas – siguió, por fin, Pérez. Y en todas ellas ha sido el hombre el responsable. Yo no sé qué ha sucedido, pero, ¡seguro que el hombre tiene algo que ver en esta historia!
 Mi hijo es inocente –intervino por fin la loba Capitolia. Era una loba fuerte, autoritaria y respetuosa de las normas. He educado a mis hijos como convenía. A veces son violentos, porque está en la naturaleza del lobo buscarse el sustento con violencia. Pero no son crueles, ni imprudentes. Mis hijos nunca han atacado al hombre.

CAPITOLIA LLAMANDO A  SU MANADA
www.creandoutopias.org

      En eso estoy de acuerdo –dijo el ratón viejo.
    Las opiniones no sirven para tomar decisiones importantes –dijo entonces el águila Rómula a la que la presencia de los cazadores no preocupaba demasiado, y que empezaba a impacientarse. Necesitamos pruebas. Si no hay pruebas, mejor dejar al lobo Inocencio en los campos de cultivo y así podremos dedicarnos a nuestros asuntos.
   Entonces, moviendo su hermosa cola plateada, avanzó Sapiénter hasta el centro del claro; la luz de la luna se reflejaba sobre su cuidado pelaje. Sin duda había estado esperando su ocasión. Se diría que tenía respuesta a cualquier duda y que saboreaba con mucha antelación su propio éxito ante toda la Asamblea. Todos pensaban que era un raposo demasiado presumido.
     Pero, la verdad era que, como detective aficionado, había resuelto ya bastantes casos en el bosque. Seguramente, -pensaron- , siendo tan observador, tan astuto y tan atrevido tendría ya la solución.
    Inocencio no es precisamente mi amigo; tampoco se puede decir que sea un amigo de todos los presentes, a muchos de los cuales persigue cada día para convertirlos en su almuerzo; pero el equilibrio de este bosque necesita a todos los que estamos aquí; si no, se moriría. También necesitamos a Inocencio. Aquí hay animales que callan, pero tienen datos que pueden servirnos para solucionar este caso.
  Los animales se miraron unos a otros, interesados por el cariz que estaban tomando las cosas. Sapiénter  estaba planteando un plan interesante, poner en común lo que cada uno sabía, colaborar ; quizá de esta manera se podía progresar en la solución del caso de la niña de la capa roja y su anciana abuela.
   Veamos –prosiguió Sapiénter, dirigiéndose a Pantagruel, ¿cuándo fue la última vez que fuiste a robar miel en las colmenas de la abuela de Caperucita, las que tiene al lado mismo de su cabaña?


                      
          COLMENA                    CREEMOS QUE ERA LA CABAÑA DE LA ABUELA
             wikipedia                                                               www,ladelbosque.com.ar

   Pantagruel se quedó pensativo un largo rato, como un oso que intentara hacer memoria. Luego dijo:
            La semana pasada,creo… Pero yo nunca he atacado a los humanos. Y mucho menos he devorado a esa niña y a su abuela.
            Y se volvió hacia la asamblea abriendo sus brazos poderosos, compungido, temiendo que alguien lo acusara de forma inesperada de haber causado aquel alboroto en el corazón del bosque.
            Os lo juro – musitó. Y parecía a punto de empezar a llorar. Nunca se ha visto un oso tan triste en toda la larga historia de los plantígrados. Porque Pantagruel era brusco, gruñón, malhumorado, ansioso a la hora de comer, pero en el fondo era un animal noble, con corazón de niño. No sería el primer oso bueno de los cuentos. Recordad que hubo otro oso de corazón muy noble, que atendía por Baloó y que habitó en el Libro de la selva. 
   ¿Cómo ibas a devorarlas, si no llegaste a verlas, animal? – le contestó Sapiénter. Y yo lo sé porque hace ya diez días que acecho a las gallinas de su corral, y la cabaña está cerrada a cal y canto; nadie cuida la huerta, ni riega las macetas, ni huele a comida recién hecha… 
   Luego se volvió poco a poco hacia otro rincón de la Asamblea; lentamente, como un actor que se sabe contemplado por un auditorio entregado. 
   Y el conejo Zanahorio, ¿qué puede decirnos al respecto?- preguntó, dirigiéndose a un rincón escasamente iluminado por la luna, donde los animales más pequeños guardaban las distancias que recomendaba la prudencia. Y luego de un silencio breve y estudiado, prosiguió:  Porque todos sabemos que frecuenta el huertecillo de la abuela para atiborrarse de las estupendas hortalizas.

ZANAHORIO
    Zanahorio respingó, cogido por sorpresa. Sacudió las orejas y se disculpó.
   Es que los humanos cultivan verduras exquisitas… Pero yo nada le hecho a la abuela de Caperucita. Y menos, a la niña, que me resulta simpática.
     Sapiénter soltó una carcajada.
     ¿Cómo podría hacerles daño un conejo a los humanos…? Nadie te acusa, ¡hombre! Pero, dinos, ¿cuánto tiempo hace que no ves a la abuelita?
      Más de un mes – respondió Zanahorio.

PARDILLO
     Yo vivo en el tejado de su cabaña – dijo entonces el gorrión Pardillo. Y es cierto que la abuela hace ya más de un mes que no está por allí. Y yo nunca he visto al lobo Inocencio rondando la cabaña. Esa es la verdad.
     Pues si hace ya un mes que falta de su casa, Inocencio no ha podido devorarla, porque hace un mes Inocencio estaba en el monte en una partida de caza con su madre Capitolia. Yo lo vi. Y estuvo allí hasta que empezaron las lluvias; más de tres semanas –dijo el buitre Leonardo, que acababa de llegar, porque de noche suele extraviarse con facilidad. ¡Asunto resuelto!
COLORINES
    ¡No hemos resuelto nada todavía! –dijo Sapiénter, levantando la voz. ¡Vamos a ver! ¿Qué sabemos de Caperucita…?
    ¡Eso, eso! ¿Qué sabemos de Caperucita? – dijo el búho Ateneo por decir algo, y porque nadie olvidara quién era el presidente.
    ¡Una niña muy traviesa que se escapa de la escuela y que venía a perseguirnos! – afirmó una de las ardillas Celerinas.
      ¡Una niña desobediente que venía sola al bosque, aunque su padre se lo tenía prohibido! – dijo el ratón Pérez. Tuve ocasión de escuchar a sus padres quejándose de su comportamiento.
     Una niña que jamás hacía los deberes- dijo entonces la abubilla Colorines, que anidaba en el tejado de la escuela y conocía demasiado bien a todos los niños del pueblo.    
     Parece que vamos adelantando algo, dijo entonces Sapiénter. Pero, tengo un testigo que no es miembro de la Asamblea del Bosque; solicito el permiso del presidente para que pueda comparecer ante nosotros.
      Si ha de ayudarnos a solucionar el caso, que intervenga – respondió Ateneo.

LIBERTO
www.taringa.net


    Sapiénter silbó en dirección a la espesura y al poco apareció en el claro del bosque un perrucho canelo, que estaba en los puros huesos. Se llamaba Liberto. En la Asamblea hubo un murmullo de desaprobación. Era un animal doméstico. Sapiénter solicitó silencio con un gesto.
     Realmente Liberto no es un doméstico. Sus dueños lo abandonaron en la carretera, cuando iban de vacaciones a la playa. Desde entonces vive entre el bosque y el pueblo. Por la noche rebusca en las basuras de los hombres y durante el día se oculta en nuestro bosque, porque ya no se fía de los humanos. 
     Como frecuenta el pueblo, - siguió el zorro - , me ha parecido un testigo estupendo, porque conoce a los hombres mejor que cualquiera de nosotros.
        Y luego, dirigiéndose al perro flaco:
        ¿Qué puede contarnos de Caperucita y de su abuela, amigo Liberto?
     Inocencio no ha devorado a nadie – dijo entonces Liberto. La loba Capitolia le sonrió agradecida. Hace ya más de un mes -continuó Liberto su relato- que los padres de Caperucita convencieron a la abuela de que el bosque no era el sitio adecuado para que viviera en él una persona anciana y solitaria. Como ha vivido siempre en este bosque, y es muy cabezota, decidió no vivir en casa de su familia y se ha marchado a una residencia de ancianos a la ciudad.
            ¿Y qué ha sido de Caperucita? – preguntó Ateneo. ¿Lo sabes tú…?
            Por lo que sé,  –contestó el perro abandonado- , Caperucita suspendió muchas asignaturas el curso pasado. Nunca estudia. Bien sabéis que se pasaba el tiempo paseando por el bosque. Y sus padres decidieron meterla en un internado durante este curso. Así no podrá escaparse de clase. De este modo esperan que siente la cabeza.
            El lobo es inocente- dijo Ateneo. Lo que no comprendo, entonces, es por qué persiguen a Liberto.
            Intervino de nuevo Sapiénter.
       Probablemente estemos confundidos y no persigan a Inocencio por el caso de Caperucita. Veamos, Capitolia, ¿habéis atacado recientemente a los rebaños de los humanos…?
            Capitolia agachó la cabeza avergonzada.  

LA MANADA DE CAZA EN LA MONTAÑA
www.aytoferreras.com

     Una noche – dijo. La temporada de caza en el monte ha sido mala y el invierno es largo. Había que alimentar a la manada. Bien sabéis que el cordero es uno de nuestros platos favoritos.
      ¡Exquisito! – murmuró relamiéndose Pantagruel.
      ¡Glotón! – le reprochó una de las ardillas Celerinas.
     Ya tenemos la causa – dijo Sapiénter. Así que no es preciso expulsar del bosque al lobo Inocencio.
    El águila Rómula, inquieta ya, rebulló en su rama y sacudió sus alas, como si estuviera dispuesta a emprender el vuelo en un instante.
     Lo que no comprendo es por qué lo acusan los humanos – dijo como si hablase para si misma. No lo comprendo ¡vamos! ¿ Me lo puede explicar alguno de vosotros?
RÓMULA
www.fondospedia .com
  Es fácil de explicar –dijo Liberto. Los humanos han aprovechado que Caperucita y su abuela ya no están en el pueblo para hacer correr  la voz de que Inocencio las ha devorado. Por miedo al lobo consiguen que otros niños, asustados, no vengan solos al bosque, donde pueden perderse o sufrir un accidente. Ya sabéis que los hombres no saben defenderse bien en los parajes naturales.Son débiles y torpes. Y sus cachorros se desorientan fácilmente, se pierden y  resulta difícil encontrarlos. Ahí tenéis la explicación.
                                                                                                                              
                                                                                                                              

    
     ¡No es justo!- gruño ferozmente Pantagruel levantando sus zarpas sobre su cabeza en gesto amenazador.
   ¡Desde luego que no! – le apoyaron a coro  las hermanas Celerinas. Los humanos no tienen consideración con los habitantes del bosque. Nos dejan abandonadas en nuestras casas sus latas de conserva, sus bolsas de plástico y sus basuras; nos persiguen con sus perros domésticos; nos envenenan el agua de los arroyos con sus abonos químicos; a veces, nos incendian nuestras casas por su imprudencia con el fuego; y ahora, encima, acusan al lobo sin razón ¿ A donde iremos a parar…?
  Eso, ¿a dónde iremos a parar? – repitió el búho Ateneo que ya llevaba un buen rato en silencio, con un ojo cerrado.
  Lo importante – resumió Sapiénter, para demostrar que él había sido el personaje principal de la Asamblea – es que entre todos hemos encontrado la solución. Se demuestra que colaborando es más fácil encontrarle salida a los laberintos. Entre todos hemos logrado devolverle al lobo su buen nombre, sin cometer el error de imponerle un castigo inmerecido e injusto. Y, mientras los niños de ahora van creciendo, nos toca a nosotros defender el bosque. Sé que cuando los niños de ahora se conviertan en adultos, entenderán nuestro lenguaje y podremos explicarles que el lobo no devoró a Caperucita. Quizá para entonces ya lo sepan. Puede que entonces haya paz entre los hombres y los habitantes del bosque.
     Y como Sapiénter habló con mucha razón y aquella noche ya no parecía tan presumido, la Asamblea le dedicó un aplauso muy sincero que logró emocionarlo. Hasta el águila Rómula se emocionó ligeramente, aunque procuró disimularlo, porque era un animal muy orgulloso. Liberto fue invitado a vivir en el bosque para siempre y se le nombró miembro honorario de la Asamblea, porque se había manifestado como un animal inteligente y solidario, capaz de ayudar a otro animal necesitado sin solicitar ninguna recompensa.
    No digo que desde entonces vivieron felices, porque no es cierto. Y porque el asunto ese de la pirámide ecológica se las trae; es algo duro, como bien sabéis. Pero esa es la ley principal de la naturaleza y los habitantes del bosque la aceptan y procuran tener una vida útil y duradera. Casi todos lo consiguen.
     La abuela sigue viva y saludable. Cabezota como es, vuelve a visitar su cabaña todas las vacaciones de verano y la mantiene bastante bien conservada, porque espera volver a vivir algún día en el bosque, su lugar preferido. Los animales la visitan a distancia y comentan entre ellos que, a pesar de la edad, se mantiene activa y vigorosa. Una consecuencia – se dicen- de haber vivido siempre de forma sana en el medio natural. Los habitantes del bosque han sido siempre fuertes y sanos- se dicen orgullosos.Incluso, los humanos.

http://rainforestradio.com
  
   Caperucita nunca dejó su capa roja, o sus abrigos rojos, o sus impermeables rojos, o sus botas rojas. Le encanta el color rojo para vestir.
  Sentó la cabeza, por supuesto y estudió bastante. Ahora es profesora en un pueblo recostado en la falda de la montaña a cuyos límites alcanza un bosque frondoso, lleno de arroyos y de animales que se dedican a sus asuntos.           
     Para recordar sus aventuras infantiles organiza excursiones con los escolares por el bosque vecino y les explica que el bosque es como un ser vivo gigantesco y generoso que cuida de los hombres.
     Se le ha oído decirles que un bosque es algo tan hermoso como las catedrales o los museos. Y que hay que respetarlo porque en su interior nace la vida que luego se extiende por la tierra desde su corazón oculto y misterioso.
       Y yo os digo que Caperucita sabe bastante bien de lo que habla. 



                                                                                                                                
  






No hay comentarios:

Publicar un comentario