Páginas vistas en total

viernes, 26 de febrero de 2016

No me gusta ese pacto

        Y me refiero al que tildan como pacto histórico  Pedro Sánchez  y Albert Rivera. Es tan inane la política, tan vacía, tan incapaz de modificar el estado de las cosas que precisa pregoneros que voceen su importancia falsa y pretendidamente decisiva.
            No me gusta este pacto porque los compromisos de reparar el daño que la mayoría absoluta del Partido Popular ha ocasionado se pierden en vericuetos ambiguos de un discurso engolado. Y la voluntad decidida no se enrosca en discursos tibios y dubitativos; la voluntad decidida se proclama con palabra vibrante y convencida.
            No me gusta este pacto porque el programa del PSOE, ese reducto teórico de izquierda que estaba en la mesa de negociaciones, se ha diluido mansamente en el programa neoliberal de Ciudadanos. Y si hubiera elecciones en mayo, supongo que sus votantes le pasarán factura.
            Ciudadanos proclama que en ese pacto ha incluido el ochenta por ciento de su programa electoral. Y yo lo creo. Pero no es el programa de Ciudadanos; es el programa de Davos.
            Probablemente, cuando Pedro Sánchez ha acudido a Davos, como invitado, se ha producido la ceremonia secreta de su paso de la adolescencia a  la adultez política. Ha vuelto con el paso cambiado y un convencimiento inesperado. Se diría que  una luz cegadora lo ha derribado del caballo como a Saulo de Tarso y le ha puesto en las alforjas una fe nueva y poderosa.
            “Este pacto no suma”,- le han dicho. “¡Sumará!”,- responde. Y proclama una fidelidad  inesperada y duradera a este socio reciente. “Este pacto no tiene fecha de caducidad”,- afirma sin que nadie le pregunte al respecto. Desde que volvió de Davos era un pacto cantado. Ciudadanos es el reflejo fiel de la nueva derecha europea, la envoltura política renovada que el capitalismo andaba reclamando. El PP, la vieja guardia con resabios franquistas que condecora vírgenes, corrompido hasta la médula en su largo ejercicio del poder, no daba ya la imagen adecuada.
            Creo que en esa ceremonia secreta Pedro Sánchez se ha visto obligado a hacer un juramento neoliberal para lograr la bendición de quienes otorgan el poder de gobernar, la de aquellos que ostentan el poder verdadero, la de quienes diseñan los programas de cualquier gobierno.
       Puede que se haya traído una vaga promesa de que ese gobierno poderoso y sombrío que controla las democracias y las vacía de contenido y de sentido mediará en la abstención necesaria del Partido Popular. No será fácil. El Partido Popular es un partido malherido y rabioso. Tan solo el ejercicio del poder, o la esperanza de ejercerlo, lo mantiene unido. Sin poder, se desplomará como un edificio ruinoso y carcomido . Tendrá que reinventarse en una larga travesía por territorios poco hospitalarios. Y ellos lo saben.
      Y si la Ejecutiva aprueba dicho pacto, supongo que el PSOE también tendrá que reinventarse.

jueves, 11 de febrero de 2016

Pudridero

            Acabo de ver un breve retazo de futuro y era negro.
            Siguiendo con su práctica indecente, el telediario de TVE nos invade hoy también con su publicidad encubierta de cada sobremesa. Podría dejar de verlo, pero hay que reconocer la fuerza que tiene el impulso autolesivo de la conciencia humana. Tendré mala conciencia por asuntos oscuros de mi vida y me impongo esta pesada penitencia.
            Hoy ha sido un robot-dependiente(a), – la voz metálica tiene una tonalidad ligeramente femenina-, creado en exclusiva para tiendas de moda.
            Su virtud principal es que,aunque lo haya visto una sola vez, reconoce al cliente cuando llega, recuerda sus gustos y asesora para dar satisfacción a ese perfil de consumidor que guarda en su memoria.
            Es el futuro, dicen. Lo celebran con sonrisa cómplice y festiva. El progreso imparable.
            Será el futuro, el progreso imparable. Yo solo veo una especie de araña, descomunal, blancuzca, torpe, fea, de lentitud exasperante.
            Yo solo veo que cada monstruo metálico, que no protestará jamás por el horario, que nunca gozará de vacaciones, que no estará jamás enfermo, ni parirá a sus hijos con dolor, ni tendrá ningún muerto que enterrar en la familia, dejará a un ser humano privado del derecho sagrado a trabajar.
         Tampoco habrá que destinarle una pensión cuando dé con sus chatarras en el contenedor del reciclaje.
       Tantos beneficios nos abruman, porque ningún robot cotiza; ninguno tiene nómina; todos se libran de esa pesada carga de pagar impuestos. 
       Por fin podremos libranos del Estado.
          Sin embargo, ningún robot sabrá nunca, como sabe el dependiente humano, que no hay esfuerzo más inútil que recordar tus gustos, porque son mudables, caprichosos, a veces vulgares y cansinos, a veces excesivos.
            Puede que pronto todos los dependientes sean robots, porque eso es lo que anda reclamando el futuro de los que nunca obtendrán bastantes beneficios sin importar el medio.
             Pero puede que para entonces ya se hayan quedado sin clientes.
            Yo tengo un convencimiento poderoso: ningún robot ocupará jamás el espacio vivo que ocupa un dependiente humano, porque ningún  robot llega a la vida con la necesidad urgente de amar, de ser útil, de sentirse amado. Ninguna de esas necesidades encontrará la respuesta apetecida en el pudridero de mendigos en que pretenden convertirnos el futuro.
            ¿Progreso…? 
      LLevamos décadas siendo empleados temporales y sin nómina en las gasolineras y en los cajeros automáticos. Pronto seremos todos trabajadores voluntarios,anónimos becarios de la banca desde nuestro propio terminal de teléfono.
             ¿ Qué progreso...?

martes, 9 de febrero de 2016

TITIRITEROS!


A Estanis, que compartió conmigo su indignación.

            Que el PP se cebe sobre el Gobierno Municipal de Madrid, esos advenedizos que lo dejaron sin su juguete preferido, es algo que no causa extrañeza alguna. Buena parte de la derecha histórica de este país no tiene redención posible. Nadie sabe cuánto tiempo será necesario para que este país se libre del enfermizo ejercicio de la política que caracteriza  a esta derecha con resabios franquistas: soberbios en el triunfo electoral, y rencorosos cuando les cambia el aire; y por lo que sabemos y queda demostrado cada día, muchos de ellos predispuestos a meter la mano en el común en beneficio propio. 
     Fantasmas del Canovismo renacido parecen, pero mucho más cínicos.
            Lo que sí escandaliza sin remedio es que encuentren la connivencia de jueces y fiscales en asuntos en los que  la independencia judicial queda en entredicho de forma dolorosa.
            Por lo que empieza a saberse, la acusación de enaltecimiento del terrorismo que pesa sobre los dos titiriteros encarcelados en Madrid sin fianza no tiene justificación alguna. Incluso la prensa internacional comienza a dirigir a ese asunto su mirada crítica.
            Marca España, que tanto ha celebrado el gobierno, saliente en buena hora.
            Se me ocurre que ese fiscal concienzudo, con la bendición del Ministro del Interior, podría solicitar prisión incondicional para Shakespeare, porque Otelo es una clara incitación a la violencia de género; o para cualquiera que programe una representación de la Electra de Sófocles, porque encierra una incitación al parricidio. La lista de delincuentes universales podría resultar interminable, incluyendo muchísimos pasajes de la Biblia cristiana.
            Tendría trabajo el hombre. La lista de obras prohibidas y encarceladas acumularía infinidad de  grandes hitos de la Literatura Universal. Basten esos ejemplos.
             A voluntad se olvidan estos hipócritas redomados de que la novela, el teatro, los teatrillos de títeres, el cine, la poesía son Arte y el Arte tiene la obligación de ponernos ante nuestras contradicciones y maldades, entre sus múltiples funciones.
            Quizás habrá que echar sobre la espalda de la Concejala de Cultura la responsabilidad de haber programado una obra de teatro callejero de claro contenido adulto en una celebración infantil.
            Estos recién llegados al poder andan escasos de cultura. Tampoco es que les sobre a los que llevan años de ejercicio, Pero los recién llegados son hijos de su tiempo, hijos de las siete Leyes Generales de Educación guerracivilistas  y escasamente productivas que hemos conocido durante nuestra corta democracia.
            Quizás la mujer oyó “títeres” y asoció el término con teatro para niños, sin preocuparse en absoluto del contenido de la obra.
            O quizás andaba necesitada de llamar la atención.
            En ausencia de  política verdadera, los recién llegados cambian placas, bustos reales, nombres de calles y de plazas , o se esfuerzan en diseñar desesperadas llamadas de atención para que sepamos que ya es un tiempo nuevo, que han llegado, que ya todo será diferente.
            Aunque nada cambie para los parados sin protección, los desahuciados, los asalariados precarios y explotados, los niños que bordean los límites fríos de la pobreza y la exclusión, los autores privados de sus derechos de autor tan pronto se jubilan si quieren cobrar una pensión del Estado, los indefensos que aguardan inútilmente que la ley de dependencia se digne mirar a su rincón, los Centros Públicos de Enseñanza sumidos en una contradicción insoportable.
            Para esa gente nada ha cambiado.
            Tampoco ha cambiado nada para los evasores de impuestos; siguen campando a sus anchas con toda libertad.
            Ayer mismo, según me aseguran, el Ministro del Interior apareció en el Telediario de la TVE, el canal del PP desde que accedieron al gobierno.  Salió con todas las armas del poder a justificar la medidas solicitadas por la fiscalía y sancionadas por un juez contra esos enaltecedores del terrorismo.
            Todo en orden.
            Un ministro del Interior sabrá de lo que habla. El terrorismo es la “bicha”, la amenaza terrible que pende ahora mismo sobre cualquiera de nosotros en cualquier lugar. Y de forma insidiosa escupió la acusación sobre los recién llegados sin necesidad de mencionarlos.
            Podemos es un nido de intenciones oscuras, un grupo incontrolado de radicales que ponen en peligro nuestros logros. Podemos enaltece la violencia. Y Pedro Sánchez, buscando un pacto de gobierno con semejante escoria.
            ¡Que Dios nos acoja en su santa gloria!
            ¡Hipócritas!
            Uno minutos después de su calculada intervención, TVE, siguiendo su desvergonzada política de publicidad encubierta en los telediarios, saludaba no se qué cumpleaños del video juego denominado Stret Fighter, “una legendaria franquicia de lucha callejera”, al alcance de cualquier niño y de cualquier adolescente que puede matar el tedio y a numerosos enemigos sin problemas de conciencia desde el sofá de su casa.
            Propongo al Sr. Ministro del Interior que lleve al responsable de Informativos de la cadena pública ante ese fiscal tan concienzudo que ha solicitado prisión incondicional para esos titiriteros, víctimas propiciatorias en todo este gran teatro de títeres que es la política nacional.
            El responsable de Informativos sí ha enaltecido la violencia,  y ésta sí, gratuita  e inexplicable.
             


viernes, 5 de febrero de 2016

SUELDOS DE ESCÁNDALO

      Un hombre honesto y amigo muy querido me remitió ayer por correo el escrito que sigue, con el ruego de divulgarlo. No tengo otro lugar que esta humilde Crónica de la Indignidad. Y ahí os lo dejo.
Es una prueba más de la falsedad que nos rodea. De una parte, discursos impecables sobre las intenciones de nuestros gobernantes y de los beneficios de la Unión Europea; de otra, la brecha creciente entre los privilegios de las élites extractivas que se han adueñado del continente, el capitalismo financiero en manos de una minoría insignificante, y sus socios políticos, los que colaboran a mantener el sistema elaborando leyes que protegen esos privilegios, y el resto de la gente, los saqueados, empobrecidos, privados de derechos indiscutibles santificados por las Constituciones democráticas y por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. 
     Y no olvido a los millones de refugiados sitiados por el terrible invierno centroeuropeo en las fronteras de esta Europa cristiana y democrática que no encuentra lugar donde ponerlos, salvo quizás una tumba colectiva.

SUELDOS DE  ESCÁNDALO

¿Será verdad?
En Bruselas no hay pozos de petróleo, pero como si los hubiera, nadan en dinero (el nuestro).
 ESCÁNDALO:
Los “sátrapas” de Bruselas han aprobado, para sí mismos, la jubilación a los 50.
¡Viva la Europa de los ladrones! 
La jubilación a los 50 para los funcionarios de la Unión Económica Europea ha sido aprobada con pensiones mensuales de 9.000€. ¡Es normal que no quede nada para nosotros! Habréis notado que los políticos tienen un gran interés por entrar en la Administración Europea,
¿Por qué?
Muy simple, este año 340 funcionarios se  jubilan con 50 años y una pensión vitalicia de  9.000€ mensuales  (no es una coña, son 340  jubilados x 9.000€/mes x 12 meses x 40 años = 1.468.000.000€ que tendremos que pagar nosotros y nuestros hijos). Y esto es solo una muy pequeña parte.
  De este modo dejan sitio a nuevos funcionarios de los países que últimamente han entrado en UE (Polonia, Malta,… todos tienen derecho a un trozo de teta). ¿Quién paga esto? Nosotros, que hemos  trabajado y contribuido para lograr una pensión vergonzosa, mientras que los que hacen las leyes se hacen regalos como este. La diferencia entre ellos –los dioses del Olimpo- y nosotros –los currantes- es ya demasiado importante, abusan de nosotros y nuestra paciencia de forma desvergonzada.
ESTOS  ALTOS FUNCIONARIOS DE BRUSELAS SON UNA VERDADERA MAFIA. 
Los tecnócratas europeos disponen de unas pensiones que ni siquiera los parlamentarios tienen, que ya es decir.
Giovanni Buttarelli, controlador adjunto de protección de datos, tendrá derecho a una pensión de1,515€ mensuales tras 1 año y 11 meses de servicio. Más que un ciudadano corriente tras 40  años de cotización.  
Su colega, Peter Hustinx, después de 10 años de servicio obtendrá una pensión de 9.000€ mensuales.
Es sencillo, nadie les pasa cuentas y hacen lo que ellos quieren. 
Grass, procurador en el Tribunal Europeo, se marcha con12.500€ mensuales.  Pernilla Lindh, juez de tribunal de primera instancia, 12.900€ al mes. Ruiz-Jarabo Colomer, español, abogado general,14.000€ al mes. Podéis ver una lista en francés en: 
http://www.sauvegarde/%20retraites.org/docs/Retraite_Hauts_fonctionnaires_europeens_Annexe_3_Etude_27.pdf
En esa lista aparece un tal Jacques Barrot (73 años)con una pensión de 4.728,60 € por cinco años como comisario europeo de transportes. A esa hay que añadir su pensión como antiguo diputado en Francia, la de ex ministro, la de ex presidente del Consejo General de la Haute Loire, la de alcalde de Yssingeaux y, como corona final, el 23 de febrero de 2010 lo nombraron miembro del Consejo Constitucional. Es como si, en la misma jornada, te tocara la lotería, el euromillón, la bonoloto y la quiniela. 
Para ellos, solo con 15 años de servicio, 70% de su último salario como pensión, además de poder acumular pensiones. Nosotros hemos de trabajar 40 años (dentro de nada serán 42) y cobramos menos. 
El sistema de pensiones además dicen que está en quiebra (meter miedo para rebajarlas), cada vez nos piden que trabajemos más años para tener derecho a una exigua pensión, pero para ellos con 15 años basta y además se ponen pensiones millonarias y acumulan varias. 
Se están burlando de nosotros en la cara, nos están ordeñando. Antes eran solo los miembros de la Comisión Europea, ahora hay que sumar jueces, abogados, procuradores, mediadores, controladores,…toda una caterva de sanguijuelas.
Y lo mejor: NO COTIZAN UN CÉNTIMO, PAGAMOS NOSOTROS.
Todos  ellos ocupan esos puestos para asegurar que “se cumplan las leyes”, que “los costes sean lo más bajos posible”… ¡Bonito  ejemplo! 
Y además nos dan lecciones sobre presupuestos, nos juzgan, crean directivas para  ahorrar,… 
Yo creo que es una provocación.
Deberíamos tomar medidas o no nos quedará nada. Recuerdo a nuestros antepasados en la Edad Media; tenían un rey o un señor feudal que les agobiaba con impuestos. Si no pagaban podían perder una mano, o un hijo, o una vaca. Creo que tenían suerte, los de ahora no  necesitan usar ese tipo de violencia tan escandalosa, basta con hacer una ley que les permite entrar en tu cuenta y sacarte el dinero sin avisarte, o cargarte un recargo del 300% por algo que no has pagado a tiempo.
 ¡¡¡PÁSALO  POR  FAVOR, AUNQUE SÓLO  SEA PARA QUE LA GENTE NO VIVA  ENGAÑADA !!!